viernes, 23 de octubre de 2015

Keigo Higashino - La salvación de una santa


Rossana Cabrera:
Lo compré ayer en la mañana y lo acabo de terminar.
La velocidad con que lo devoré dice mucho por si misma.
Es ágil y entretenida y me recordó a una especie de Agatha Christie japonesa.
Se sospecha desde el principio pero no le quita mérito a la cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada