viernes, 23 de octubre de 2015

Dennis Lehane - Un trago antes de la guerra



Rossana Cabrera:
Me encantó, me encantó y me encantó.
Adoré la ironía de los diálogos, la acción de lo que sucede y las historias de cortina.
Es la primera cosa que leo del autor (pecaré de ignorante pero no le conocía ni de nombre) y esta misma noche arranco con un segundo.
¡Cómo me gusta encontrarme con autores así, con mucho para leer y vivos como para que sigan escribiendo 


gurisa:
Rossana lo recomendó por ahí en Tropadelibros tan convincentemente que no me faltaron motivos. Hace mucho no leo un buen policial.
Solo lo encontré en inglés, pero bueno así aproveché para practicar un poco, aunque este ingles yanqui no me cae tan bien, leo más lento y tuve que buscar varias expresiones en el diccionario. Tengo muchos prejuicios ante esa cultura donde poseer un arma fuerte evoca respeto y unas cuantas cosas funcionan diferente que aquí. Sin embargo sé que eso son prejuicios y generalizaciones que nos impuso la tele. Para iluminar esta ignorancia habría que ir y ver y conocer con los propios ojos, pero un libro ya ayuda, aunque sea ficción.

Dennis Lehane escribe con una frescura, humor y voz jóven que me imagino ser intraductible. Me acordó a los tiempos en los que miraba series de TV como "Prince of Bel Air" aunque sea de otra parte de EEUU. El lenguaje del libro es así, y en modo policial. 
El autor escribe de las esquinas oscuras de Boston, donde él mismo se crió. El personaje principal Patrick es como el autor de ascendencia irlandesa, así que algo de insight a estos antros de los barrios marginales nos puede dar.
"Un trago antes de la guerra" del 1994 es la primera obra del autor y el primer título de una serie protagonizada por dos detectives privados Patrick y Angela que hasta ahora lleva ya seis partes.

La historia está bastante simple, los dos detectives reciben un encargo, tienen que encontrar una persona, una mujer negra que supuestamente robó documentos importantes en su trabajo de limpiar oficinas. Después se descubre que estos documentos en realidad relevan una relación entre los gangs, bandas armadas,drogas, putas etc. con políticos de alto rango y más cosas horribles que no quiero revelar acá. Obviamente los protagonistas terminan en la mira de los grandes gangsters, tipo mafia, pero por suerte detective Patrick es del barrio y los pendejos hijos de sus amigos le prestan sus armas.

La lectura me gustó mucho sobre todo en la primera parte por su frescura. El autor logró que la pareja de detectives medio pobre, medio vulgar e improvisado me cae bien y todavía logró entretejer ahí una sensible mirada al temas de la violencia domestica en relaciones de "amor-odio".

No me gustó nada en sus partes de action, los tiroteos y las amenazas y la sangre en los libros no me van a gustar nunca, independientemente de quien va contra quien o cuanto simpatizo con los "buenos". Me cayo un poco mal que el tipo parece tener todo una crítica social acerca del odio y la violencia cuando este libro no hace otra cosa que gozarse de ella.

A fin de cuentas después de una abertura ágil remato para decir que me pareció una pelicula yanqui cualquiera, bastante igualito a las policiales modernos que hay por todas partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada