sábado, 24 de octubre de 2015

Ángeles Caso - Todo ese fuego


Esther Recio:
He terminado “Todo ese fuego” de Ángeles Caso.
-Comenzaré destacando uno de los aspectos que más me gustan de la buena literatura, que es la ambientación, la época y circunstancias que rodean a los personajes de cada novela. En este libro Ángeles Caso con su habitual destreza, una prosa cuidada y y detallista, se centra en la vida y obras de la familia Brontë, más concretamente en el trabajo, los sentimientos, anhelos y mayormente los miedos de Charlotte, Anne y Emilie a enfrentar su libertad y talento al mundo, ese mundo que parecía estar exclusivamente diseñado para y por los hombres, una época en que luchar o ir en contra ellos o sus principios, era ir, era nadar en la peor de las contracorrientes.
-Ángeles Caso como ya demostró en anteriores de sus obras, siempre cercana a la figura femenina, como nos dejó ver en “Un largo silencio” donde daba voz a esas mujeres republicanas, vencidas, agotadas y humilladas volvían a su hogar en la posguerra. O en el ensayo dedicado a “Las olvidadas, una historia de mujeres creadoras”; para mí esta autora coge nuevamente el buen rumbo de la literatura de forma impecable, y que posiblemente perdió con su novela “Contra el viento”.
-En “Todo ese fuego” recrea un ambiente de lucha interna, de tranquilidad aparente, de austeridad y pobreza, sin perder nunca, «curiosamente» la fe o sus ideales religiosos y tan apegados, pero también nos acerca a las hermanas Brontë más humanas, más mujeres, creando con todo ello una cercanía única y maravillosa, en torno a ese fuego que no solo emanaba de su chimenea, sino también de lo más hondo de sus seres, transmitiéndonos calor, pero sobre todo sabiduría y fuerza; dejándonos ver y palpar ese temperamento, esa fortaleza y unión que mantuvo a las tres hermanas unidas hasta el final.
Ángeles Caso nos ofrece una obra victoriana, emotiva e inolvidable.
Muy recomendable 9/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada